Dónde dejé el libro ayer

2010-10-14_18-49-35_304

Ayer fue un día muy emocionante. Hace unas semanas una amiga me recomendó la página de bookcrossing.com y empecé a pensarme lo de entrar en el juego de dejar libros por ahí. Hasta que me decidí el día que vi que no tengo espacio para más libros y que va a ser imposible llevármelos siempre conmigo (hablando de e-books… por la puerta asoma)

Asín que ya estoy registrada en la comunidad de Beceros (así se llaman) y he hecho mi primera aportación! Podéis verlo en

 http://www.bookcrossing.com/journal/8356567

La emoción que sentí ayer indescriptible, y dicen que cuando alguien contacta para decir “ey, lo he cazado, sigue la rueda” es mucho mayor. La pega es que tienes que dejar bastantes antes de que alguien se meta a la web a contártelo.

 

Y la cosa no queda ahí. Hay muchos otros juegos, búsquedas del tesoro, de coordenadas, albergados en la web. Os pego un fragmento de lo que hay en Wikipedia sobre el tema

PhotoTag es la idea en la cual se basa BookCrossing. La diferencia es que PhotoTag usa cámaras descartables y es pasada a amigos o extraños y una vez usada vuelve al dueño original. Las fotos son luego subidas a la web de PhotoTag.

Geocaching es un sistema similar que utiliza Sistemas de Posicionamiento Global e Internet para guiar a los usuarios a una caza de “tesoros”. Algunos miembros fusionan los dos sistemas y hay libros de BookCrossing que se colocan en Geocaches.

Where’s George? es un sistema similar que sigue los movimientos de billetes de Dólar estadounidense y Dólar canadiense dependiendo de su número de serie. Existe también un sistema parecido para seguir billetes de Euro llamado EuroBillTracker.

Bike Crossing es la práctica de arreglar bicicletas usadas ( de cualquier tamaño y para cualquier edad ) que ya no se necesitan y liberarlas en sitios públicos para que usarios con menos recursos las cojan para utilizaras el tiempo que neceisten. No existe seguimiento de las Bicicletas liberadas, pero si un usuario ya no la necesita la puede volver a dejar donde la encontró.

 

El que no juega es porque no quiere…

 

 

Advertisements